19 de noviembre de 2009

MIGUEL ACUÑA ANDREWS DE LA DINASTIA ACUÑA.



Miguel " Boyo " Acuña , Noviembre del 2009
Club " Lobos Grises Universidad de Durango "
 
Nota de Troter67.- Interesante reportaje del área de Prensa de Los Lobos Grises de la Universidad de Durango que participan en la Liga Nacional de Basquetbol Profesional.
 ( LNBP)
Ha reserva de que salgan más hazañas del Boyo, habría que agregar , que en un Estatal aquí en Sonora anotó 48 puntos en un juego por el Campeonato entre Cananea y Agua Prieta y que tuvo una temporada en la Liga Profesional de Hungría, en Europa.  
En la temporada pasada año 2009 en CIBACOPA, quedó Campeón con Los Mineros de Cananea . 


MIGUEL ACUÑA: EXPERIENCIA Y EJEMPLO.

El "Boyo”, como es conocido Miguel Acuña, no un simple jugador de baloncesto; tras él hay una historia que lo convierte en un ser humano modelo. Es quizás uno de los personajes más queridos en la ciudad de la que es originario: Cananea, Sonora. Aquel lugar, ha sido históricamente una zona prolífica en el sector minero.
En 2005, Lobos Grises encaró su primera temporada dentro de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional. Al final de la temporada, un dulce sabor de boca quedó en los aficionados al deporte de los rebotes y bloqueos; el equipo logró ingresar a la postemporada, cayendo frente a Soles de Mexicali, dejando todo en la duela.
Para la siguiente temporada, los objetivos eran más que los del debut. Necesarios eran extranjeros de calidad, y mexicanos que, además de sudar el jersey, pudieran aportar en todos los sentidos al aún joven equipo universitario. Laselle Taylor, quién repetía como estratega, encontró a en un elemento con esas, y aún más características, que lo convertirían en ídolo de los duranguenses: Miguel Acuña.
El eterno número 4, es considerado por muchos el mejor artillero en México desde fuera del perímetro. Y es que desde aquel 1999, año en que comenzó a forjar su carrera con Soles de Jalisco, de sus brazos comenzaron a salir certeros disparos, que sorprenderían a todo quién lo viera sobre la duela.
Miguel Alejandro Acuña Andrews, es un jugador de baloncesto profesional, nacido en el estado de Sonora, el 6 de diciembre de 1972. Hijo de Lauro Fernando Acuña e Idelisa Andrews (+). Es el menor de seis hermanos; son la muerte de su madre y la de uno de sus hermanos, Jesús Lauro, lo que más ha sufrido. Y lo que más lo ha hecho crecer. De él era el número 4, mismo que ahora porta como homenaje a sus enseñanzas. No solo le dejó el dígito de la casaca, sino una gran herencia humana y su amor por el baloncesto.
Ha portado ya varias casacas en el baloncesto mexicano, entre las que destaca la de Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, equipo al que perteneció de 2001 a 2005, aunque con una temporada jugada para Zorros de Morelia en 2003. Fue la institución jalisciense la que lo proyecto a la élite de jugadores mexicanos que se convirtieron en figura comenzado el nuevo milenio.
Su calidad no sólo ha sido reconocida, sino proyectada en sus números sobre la duela: además de ganar los concursos de triples en 2004, 2005 y 2006, ha sido clave en la obtención de las copas Independencia que ostenta Lobos Grises UAD, de 2006 y 2007.
Su promedio de efectividad en tiros de 3 es envidiable: durante la temporada 2007-2008, alcanzó un 54 por ciento de efectividad; aunque se vio marginado de la mayor parte de la temporada por una lesión en la muñeca.
Tras la duela
“El Boyo”, como es conocido Miguel Acuña, no un simple jugador de baloncesto; tras él hay una historia que lo convierte en un ser humano modelo. Es quizás uno de los personajes más queridos en la ciudad de la que es originario: Cananea, Sonora. Aquel lugar, ha sido históricamente una zona prolífica en el sector minero. La extracción de cobre es la principal actividad económica de la región. En medio de ese clima árido, en el que el baloncesto es una de las principales pasiones, ha sabido crecer hasta llegar al lugar histórico que ocupa ya en el deporte nacional. Viene de un lugar del que resulta difícil salir.
Y esa forma de luchar es la que refleja en la duela, en la banca y tras ella. Para Laselle Taylor y sus compañeros, Miguel Acuña es uno de esos jugadores clave en el vestidor. La experiencia adquirida lo ha dotado de un increíble oficio sobre la duela y a la hora de las palabras. Nunca se quedará callado; nunca renegará de las decisiones de los técnicos; siempre sabrá que decir. Sonreirá y aplaudirá cuando debe. Gritará cuando sea necesario. Sirve además como un asistente más del coach que lo comande.

El 2009.
Hablar del año entrante, es observar un futuro en el que Miguel Acuña se sigue viendo como basquetbolista. A sus 35 años, sigue con la fuerza necesaria para dejar en la cancha más minutos, más puntos; y recibir a cambio más enseñanza.
Más allá del año entrante no habla. Un paso a la vez; ganar hoy es la fórmula para triunfar mañana.
De pequeño anotó, a los siete años, 48 puntos en el juego de campeonato en su primaria, Leona Vicario. En 1996, jugando basket universitario para Tecos de la UAG, anotó 71 tantos, con 12 triples.. Le gusta anotar en la cancha. También le gusta anotar en la vida.

Miguel Acuña.
Edad: 35 años.
Estatura: 1.82 Metros.
Número: 4.
Posición: Guardia Tirador.
Luis Lozano -Prensa Lobos Grises

No hay comentarios:

Publicar un comentario